Es lo primero que entra en la Iglesia, así que, aunque sólo sea por eso, señoras novias, deberían ustedes prestarle la atención que merece. Que ya me sé yo eso de el ramo? Ah, pues no sé, algo mono, no? Y no. Algo mono no vale. Que unas flores puede que no dejen al personal arrebatado de amor, pero son muy capaces de desgraciar un outfit nupcial con toda paz.
Lo del bouquet de rosas, ramos de tela y demás dramas del mundo del floripondio, los paso por alto directamente no vaya a ser que empiece a ponerme nerviosa. Y estoy hoy muy tranquila como para esas gaitas.
Vaya el post de hoy por todas mis novias de 2015 que quieren un ramo blanco pero pasan en moto del pitiminí de turno.
Me van a perdonar si no sé decirles el nombre exacto de alguna flor, pero es que servidora es exactamente ese tipo de mujer capaz de matar hasta el potos que cuelga detrás de la tele del bar del pueblo. Hasta ese. Sí señoras. Es un don que tengo, así que no me molesto demasiado en aprender floricultura. 
Si las peonías eran lo más de lo más los últimos años, les adelanto que ya están demodé. Si están ustedes en la onda, ya sabrán que lo que viene pegando fuerte son las anémonas, los ranúnculos, o el astilbe. Vaya sobrada que me acabo de pegar. Hale. Ya me he quedado sin recursos.

Con el párrafo anterior ya tiene ustedes garantizada hora y media de búsqueda en google images, pero no vale sólo con eso. Asegúrense de que el bouquet no es totalmente florido. Vamos, que le añadan bien de verde para que luzca. Eucalipto, olivo… Casi cualquier cosa que le dé un tono empolvado.
Lo de las bolitas (término técnico donde los haya) va en gustos. Las hay grisáceas o verdes, pero yo no termino de abstraerme y siempre termino viendo un platillo de aceitunas. Lo siento…
Tengan en cuenta siempre que, además de lo que se lleve o deje de llevarse, el ramo debería ir en sintonía con el look total. Vamos a ver. Que si se ha venido usted arriba con el vestido de mikado de seda, escote barco, velo amantillado a tope y cancán de tul, no se me líe y elija un ramo de margaritas, porque el tema iba a quedar un pelín forzado. 
Pidan sopitas a la gente que entiende de esto, que, normalmente, no son franquicias de Interflora. Buceen en busca de inspiración en nuestro tablero de Pinterest y, con suerte, las flores que les gusten quizá sean de temporada. Que esa es otra.

Otro día les enseño ramos de color, otro must de la temporada y protagonista de las revistas de novias de canto gordo. Un toque especial o un detalle que eclipsa al vestido? Así, en plan titular americano
Ahora ya tienen deberes de martes. Y además, de los difíciles. 

Fotos vía Pinterest