Con este tiempo tropical que nos viene acompañando de Burgos para arriba, tengo que reconocer que me cuesta horrores ponerme en la tesitura de zambullirme en las tendencias veraniegas. Me van a perdonar, pero como que no me termino de poner en el papel de los 20 grados y el sol cascando hasta picar, vaya. Que llevo puestas las botas de agua y estoy valorando invertir en una Zodiac…
Es ver unos tirantes y agarrar el ibuprofeno (ése que es ahora lo más malo que hay) como si no hubiera un mañana. De verdad que lo siento…
Será porque ella viene del frío y servidora tiene el cuerpo más en la Russia polar que en las hamacas de Punta Cana, pero lo del estilo más que personal de esta mujer me trae loca de amor. Se llama Ulyana Sergeenko y me parece, sencillamente, la pera pirulera.
Además de it-girl en la tierra de los zares, la portadora de ese litro y medio de botox (algo malo tenía que decir o reviento… No se puede ser tan ideal, lo siento) es diseñadora y, además, de las que molan. No caben en un post sus vestidos con aires fifties, sus faldas midi de inspiración Dior, sus estampados de flores que recuerdan al Prada más chic, sus pieles de locura… Prueben a meter su nombre en Google y clicken en Imágenes. Háganlo, en serio. Es lo más parecido al paraíso fashionista que he visto en los últimos tiempos… 
Pero hoy se lo voy a poner fácil a ustedes porque quiero que se fijen en uno sólo de sus ítems característicos: las diademas.
Ya estamos en Marzo y las temporada de eventos se acerca dando las largas y derrapando. Señoras, hay que empezar a preparar los outfits, que luego nos pilla el toro. Aquí es donde entra la colega que vino del frío a iluminarnos el armario.
Este año les anuncio un funeral de estado por los monos, turbantes y los canotieres (aleluya!) así como un diluvio de diademas, tiaras y demás aderezos de aire princesil. Así, de salida, me flipa la idea. Lo reconozco. Sencillo y con aire sofisticado. Un vestido sencillo, unos pantalones de seda… Y la cabeza en modo aristócrata de rancio abolengo. Rechiflada perdida con la idea.
No valen las diademas planas, mejor pecar de princesa que de alumna preescolar. Inspírense en las tiaras del Hola! y no en la cinta de Dora la exploradora, please. Una ya ha visto de casi todo…
Las coronas de flores pasaron a mejor vida y lo que más mola es coordinar el rollo zarina con pendientes largos de aire retro. Desde Sophie et voilà! apostamos por las diademas con nudos de seda estampada, las tiaras de flores de terciopelo XL  y un par de maravillas más que pronto estarán subidas a la web. Para que no digan que se lo pongo difícil.
Hale, ya les he metido el gusanillo en el cuerpo. Misión cumplida!