Bésame.
Que se pare el mundo. O que no se pare. Que se vaya de cañas. Que haga lo que quiera. Me da igual. Si nos regala este momento o si decide que no somos suficientemente importantes. Me importa más bien poco. Se me escapa la sonrisa cuando te acercas tanto. Sigo sin poder controlarla. Ya ves. Todavía.
Ahora.
No mira nadie. O sí. Que se mueran de envidia. Sinceramente. Me da igual. Si es correcto o si no lo es. Si es apropiado o está fuera de lugar. Me pones nerviosa. Víctima de la risa floja. Más cerca.  Chocamos los dientes. Todavía.
Sigue.
Estoy en la gloria. Pita el coche de atrás. Me da igual. Un poco de paciencia por favor. Te agarro la nuca como quien se agarra a la vida. Y no me voy a soltar. Adelánteme. Pienso estar aquí para siempre. Cuatro ojos diminutos nos miran desde el asiento de atrás. Somos novios. Todavía.

No voy a abrir los ojos.
Por si esto es un sueño y me despierto. No voy a probar. Me da igual. Aprieto más. A veces te mataría. Es imposible quererse tanto. Sólo nosotros. Siguen sin entenderlo. Sigo sin poder digerir las mariposas. No se cansan. Ellas están revoloteando ahí. Todavía.
Oigo música.
La oyes? Seré yo? Estaré loca? Puede. Vale. Es muy probable. Me da igual. Quiero seguir bailando contigo sin moverme. Todavía.

Todo lo demás me da igual. Todavía.