Efectivamente. Mucho estaba tardando en llegar el día en que no me diera tiempo ni de respirar… 
Y aquí me tienen. Haciendo una recopilación de momentos inspiradores, a ver si con eso no se me enfadan ustedes demasiado por no haber podido elaborar algo más contundente en el día de hoy. También les voy a decir que, con lo guerrillera que ando últimamente por estos lares, un poco de tregua tampoco les viene mal.

Aquí va una batería de fotos inspiradoras para madres/madrinas/hermanas/invitadas divinas.

Otro día más. Lo prometo.