Es posible que hoy me haya dejado llevar por estos climas tropicalmente escasos que tenemos aquí por los nortes y que a muchas de ustedes, que tienen esta incomprensible manía de leerme, no les sea de demasiada utilidad el post de hoy. Que puede ser que les llegue o un poco tarde o demasiado pronto… Mis disculpas.
Vaya el dilema de este mes para las chaquetas sin mangas. Aunque les anuncio así, de salida, que yo ya estoy entregada. Yes. Sí. Oui. Da, tovarich. A muerte. (Nota mental: comprar autobronceador sí o también).
En primer lugar, identifiquen bien el objeto de deseo: una chaqueta tipo traje sin entallar, de cortes rectos y, muy posiblemente, de crepe en tono blanco o negro. Si se ven ustedes con fuerzas de apostar por un color, mi más sincera enhorabuena, pero no hay necesidad de derrapajes gratuitos. Mejor apuesten por los básicos. Es más seguro.
Con vaqueros, le dan ustedes ese rollete voy de tirada pero en plan chic. No me he pasado dos horas probando variaciones infinitas de tres elementos. No. Qué va. Unas sandalias planas casi invisibles y gafas de sol. Divine, darling. Creo que eso es el effortless ése… Déjenme que me afile el colmillo y suelte una carcajada maligna aquí en la soledad de mi mesa… De semejante bobada tengo que escribir un post. Que no se me olvide…
A ver, que a veces me meto en charcos que no son a los que iba y la lío petarda. De qué hablaba? Ah ya, del dilema.
Ese vestido al que no hay forma humana de añadirle una chaquetilla cuando refresca… ese. Sí señoras. Todas tenemos uno. Pues aquí la sleevless jacket (por si les da el siroco y quieren buscar allá por los internetes…) les resuelve el marrón fashionista.
Olviden este verano la chaquetilla vaquera, en serio. Ella también merece vacaciones. Y la rebequita de punto, igual. Denle tregua, de verdad.

Para aquellas de ustedes que vivan una vida alejada de los paparazzi, los front rows y demás ambientes del faranduleo, para aquellas que tengan el incomprensible vicio de ir a currar, esto es un inventazo. Pueden tirar del formato traje sin mangas y estar de lo más cool en el más amplio sentido de la palabra: fresquitas e ideales.

Que gastan ustedes moreno tropical ya en junio? Pues que sepan que las odio con la fuerza de los mares, pero tienen la ventaja de poder lucir cacha, que siempre es buena idea cuando aprietan los calores. Camiseteo variado, shorts y minis a gogó.
Como les decía nada más empezar, que me pongan media docena. Que si no lo ven para estos días, luego llegará el otoño y vendrá Paco con la rebaja… Y ahí las querré ver yo solucionando el estilismo… 

Imágenes vía Pinterest