Ya ven. Fiesta nacional y yo aquí dándole que te pego con ganas de alegrarles el ojillo. Y es que ya no he podido contenerme más para postear las fotos de la nueva colección de diademas de Sophie et voilà! Vale que lo que precede en este momento es el tema capirote, no descarto ponerme con ello otro año, pero, de momento, una es más de flores.
Les recuerdo que, además de a poner verde el panorama trendy internacional, servidora se dedica también a esto… Y a los vestidos de alta costura, ya puestos a recordar.
Por un alado les enseño las maxi flores en versión encaje para las novias más atrevidas y la versión en terciopelo para las invitadas más rechiflantes. 
No me digan… Cómo es la de novia… Con un vestido lencero, con uno de corte vintage, con un rollito boho (sea lo que sea que signifique ese palabro)…
Que las de terciopelo tampoco se quedan atrás, no crean. El vestido más tonto del mundo y unos floripondios así de maravillosos. no hace falta nada más. Aunque si tengo que mojarme, responderé que a mí lo que me gusta es un pantalón de traje pegadito, con una camisa de seda blanca y una de estas diademas…

Que lo suyo es menos de ceremonia y más de porque yo lo valgo? Mucho mejor. La inversión será satisfactoriamente amortizada con la colección de nudos de seda. Más que una diadema ñoña y menos que una cabeza floreada.

Lo veo, lo veo, lo veo… Con vaqueros y sandalias planas… con un vestido de algodón blanco y largo…
Está feo que lo diga yo, lo sé. Pero no pueden negar que son requetemonas. Hale. Entre esto y los pendientes de hace dos semanas, les tengo atareadas eligiendo. Eso sí, no tarden demasiado que ya saben que no me gusta hacer muchas unidades, servidora es más de ediciones limitadas…

Pinchen sobre cada imagen y cotilleen. Que es muy sano.

Felices y estilosas vacaciones!