Todos los años tengo un par de invitadas sumidas en el más antiguo de los dilemas bodiles. Ahogadas en la clásica preocupación protocolaria. Con un agobión del carajo, vaya.
Se puede ir de negro y blanco a una boda? Pues sí señora, se puede. Y no solo se puede sino que servidora lo recomienda mil veces antes que el fucsia pereza de pantone, el amarillo minion, el verde caribean parrot, el gris perla 3ª edad y demás dramas del estilo. 

Negro y blanco es elegante, estiliza (que no esteriliza, pero de eso ya hablaremos otro día) y combina con todo. Un chollo, vamos.
Si es usted una de esas mujeres que viste siempre en gama de grises, arenas y demás tonos tan tontorrones como favorecedores, no se agobie. No hace falta que se disfrace de Naty Abascal el día de marras. No hay ninguna necesidad. Inspire, respire y lea.
Chanel, Valentino, Valli, Roland y toda esa peña importante no puede estar tan equivocada. Eso así, de salida y para empezar a hablar. Estar avalada por esta gente siempre es un punto positivo.
Dice el protocolo que no se debe eclipsar a la novia, así que es de sentido común no plantarse de blanco y de largo, hasta ahí, todas de acuerdo. 
Eso de que ir de negro está vetado, va a ser que no es cierto. Otra cosa es que en las fotos, los vestidos oscuros luzcan más bien poco, de ahí la importancia de añadir toques de luz.
Métanle caña al outfit con unos estilettos en Marsala, un bolso flúor o unos morros dignos de la Marilyn más pendón. Una manicura de perder el sentido o unas sandalias imposibles. Si con los colores vivos hay que andarse con ojo tratando de que los complementos pasen desapercibidos, en nuestro caso es todo lo contrario. Bye-bye nude
La combinación absoluta sólo tiene una norma de uso: utilícese con cortes sencillos y limpios. Es la forma de actualizar un clásico. 
El blanco mejor cerca de la cara, evítense gasas con efecto gala de los Oscar y hale, a triunfar se ha dicho.

Debo reconocer que yo no soy del todo objetiva porque el 99% de armario (festivalero y de diario) es black & white, así que pasen un sutil filtro a todo esto que les digo. Ya saben que si hay algo que les pido hasta aburrir es que se pongan lo que les pida el cuerpo. Ni más ni menos.

Fotos vía Pinterest